La fotografía en blanco y negro: un proceso redox

Escrito por Quimitube el 10 April

Hoy en día la fotografía ha avanzado hasta tal punto, que si Louis Daguerre pudiera verlo quizá se sentiría orgulloso de lo que inició o, por el contrario, tal vez sentiría su invento como algo muy pequeño. Sin embargo, la fotografía en blanco y negro fue un hito histórico que duró mucho tiempo y que, sin duda, cambió la sociedad. ¿Cómo debían vivir antes de que existiera, cuando tenían que dejar los rostros a merced de un recuerdo o de un retrato (los más pudientes)?

Bien, ¿en qué se basa la toma y revelado de una fotografía en blanco y negro? Pues en una reacción de oxidación reducción, ni más ni menos.

La película requerida para realizar una fotografía en blanco y negro en la actualidad está formada por una fina lámina de acetato de celulosa (un tipo de plástico) recubierta por una capa de emulsión de gelatina que contienen, en suspensión, granos muy finos de bromuro de plata distribuidos homogéneamente. Cuando la película de acetato de celulosa es expuesta a la energía luminosa (tomamos la fotografía), la luz provoca que el bromuro de plata pase a un estado que llamamos “estado excitado o activado”, y que se representa generalmente por un asterisco. Es decir:

AgBr + hv –> AgBr*

A esto, en fotografía, se le llama “formación de la imagen latente” y la película está en disposición de ser revelada mediante un reactivo revelador básico que contiene hidroquinona (C6H6O2), compuesto orgánico que presenta carácter reductor y hace que se produzca la reducción de Ag(+) a Ag(o), según la semirreacción de reducción siguiente:

Reducción: Ag(+) + 1e –> Ag(o)

En este proceso, además, la hidroquinona se oxida a quinona (C6H4O2).

Por tanto, sobre la película se deposita cierta cantidad de plata metálica, que es lo que le da el color a la película de acetato de celulosa.

Lo interesante de este proceso redox es que la cantidad de partículas de plata metálica formadas sobre la película y, por tanto, la intensidad del color dentro de la escala de grises, es directamente proporcional a la cantidad de luz que recibió durante la realización de la fotografía, por lo que se reflejan los juegos de luces y sombras de una imagen.

Así pues, ¿ya hemos acabado? ¿Se ha completado la fotografía en blanco y negro? Todavía no. Ahora, lo que tenemos que hacer es eliminar de la película de acetato de celulosa el AgBr sobrante (el no excitado, que no ha sido reducido por la hidroquinona) porque, de lo contrario, el proceso redox continuaría y al final la película estaría completamente negra. Por ello se usa un fijador, tiosulfato sódico (Na2S2O3), que forma un complejo soluble con los iones Ag(+) del AgBr que queda sin reaccionar.

Y ahora, ¿hemos acabado? ¿Ya tenemos una fotografía en blanco y negro? ¡Todavía no! Ahora sólo tenemos el negativo. Para tener la fotografía definitiva, debemos iluminar otra placa de película fotográfica a través del negativo (es como si lo usáramos de molde o de plantilla, parecido a cuando hacemos un dibujo calcando, aunque se pude hacer a distintos tamaños) y repetir el proceso de revelado.

Interesante, ¿no?

Q-Blog ,

3 Comentarios

  1. […] La fotografía en blanco y negro: un proceso redox […]

    La oxidación del hierro: formación de óxido férrico, herrumbre | Quimitube, 3 Años Antes Reply

  2. !muy buena esta informacion!
    me ha servido mucho para mi exposicion de mi escuela, muchas GRACIAS!!!

    yuritzi, 2 Años Antes Reply


Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR