quimitube en twitterquimitube en facebookquimitube en googleplusquimitube en youtube

Un experimento sencillo con la densidad del agua: ¿el huevo flota o se hunde?

Escrito por Quimitube el 25 enero


En esta entrada os hablamos de un experimento bien sencillo que podemos hacer en casa con nuestros hijos o en clase con nuestros alumnos. Se trata de comprobar si cambia la densidad del agua en función de la concentración de cloruro sódico en la misma. Para ello, vamos a necesitar lo siguiente:

– 2 vasos de cristal de boca ancha
– 2 huevos crudos
– Agua del grifo
– Sal de mesa
– Cuchara

Lo que haremos será llenar de agua del grifo los dos vasos, dejando al menos un dedo o algo más en la parte superior para que no se derrame el agua cuando introduzcamos los huevos por el aumento de volumen. Uno de los dos vasos lo dejaremos como está y en el otro disolveremos bastante sal, podemos asegurarnos de que saturamos la disolución disolviendo hasta que quede una cierta cantidad de cloruro sódico sólido en el fondo del vaso, que no podemos disolver aunque sigamos agitando con intensidad durante un rato. Para que os hagáis una idea, la solubilidad del cloruro sódico en agua pura es de 35,9 gramos por cada 100 mililitros de agua. Una vez hecho esto, introducimos un huevo (crudo, sin cocer) en el interior de cada vaso. Esto es lo que sucede:

Huevos en agua del grifo y en agua salada

Un huevo introducido en agua del grifo y otro introducido en agua salada. A la izquierda observamos el vaso con agua del grifo, sin sal. A la derecha, el huevo en agua salada.

Se puede observar que el huevo de la izquierda se hunde, tocando el fondo del vaso, mientras que el huevo de la derecha queda flotando, asomando por la superficie del agua salada. ¿Por qué sucede esto? La respuesta está en la densidad. Cuando disolvemos sal en agua, hacemos que se vuelva más densa que el agua del grifo normal. A 20ºC, la densidad del agua pura es aproximadamente de 998 kg/m3 (998 g/L), mientras que a esa misma temperatura, la densidad del agua del mar, que contiene de media 45 gramos de sales disueltas por cada litro de agua, es de 1025 kg/m3 (1025 g/L). El hecho de que el huevo flote en el agua salada y se hunda en el agua del grifo nos indica que el huevo tiene que tener una densidad intermedia entre ambas disoluciones, haciendo que en la primera flote y en la segunda se hunda; en este último caso, se hunde por ser más denso que el agua del grifo.

Como veis, una experiencia muy sencilla para ilustrar cómo varía la densidad del agua cuando aumenta la cantidad de sales disueltas y la flotabilidad de los cuerpos en agua en función de su propia densidad.

Q-Blog ,

Un comentario

  1. Excelente:
    Me ha ayudado bastante, ¡GRACIAS!

    Rosita, 5 Años Antes Responder


Escribe un comentario